domingo, 28 de abril de 2013

MÚSICA EN LA ANTIGUA ROMA II: LOS INSTRUMENTOS



MÚSICA EN LA ANTIGUA ROMA I... Enlaza

INSTRUMENTOS DE VIENTO 

Los romanos destacaron en el uso y la fabricación de trompetas porque dominaban el arte del torneado de los metales. Fue así que proliferaron muchas variantes: rectas, curvas, de boca ancha como un dragón, etc., que recibieron nombres como lituus, buccina, tuba o cornu. Autores como Diodoro atribuyen la invención de tubas y cuernos a los etruscos.

El uso principal de algunos de ellos, no era musical, cumplían la función de transmitir órdenes a los soldados, ya que el potente sonido de tubas, cuernos y bocinas se podía escuchar a varios kilómetros de distancia.

Vegecio explica, en capítulos de su obra, cómo se organizaba el ejército y la función que la música cumplía. Este fue el principal medio para controlar a 6.000 soldados que componían una Legión romana, mediante mensajes sonoros codificados se le indicaban a los hombres exactamente las ordenes. Esto dio a los romanos una increíble ventaja en la batalla frente al enemigo y en la guerra garantizaba el control completo de un ejército en combate. También se utilizaron en el campamento militar romano para emitir señales, como por ejemplo indicar las cuatro vigilias de la noche.



El cornu y la tuba tocaban normalmente al unísono para dar aviso de que se debía avanzar contra el enemigo y entrar en combate. Además se tocaban en las celebraciones religiosas como la suovetaurilia, consistente en el sacrificio de un cerdo, un toro y un carnero.






INSTRUMENTOS DE CUERDA

Los instrumentos de cuerda romanos provenían de Grecia y del cercano oriente. De allí llegaron arpas, laúdes y cítaras.


Las cuerdas se pulsaban sólo con la mano o bien con el plectro, el pulsabulum, un pequeño objeto de punta que con la mano derecha pellizcaba las cuerdas de la lyra o de la cithara, mientras que la mano izquierda bloqueaba las que no debían emitir sonido. Casi siempre estaba unido al instrumento mediante una cuerda. Podía ser de marfil, madera o metal.







INSTRUMENTOS DE PERCUSIÓN

Los romanos utilizaron los instrumentos de percusión, adoptados del cercano oriente y de Grecia, más que para uso militar para ritos religiosos y para las representaciones populares.

Los tambores, aparecieron, ya en diversos tamaños y formas, en el cuarto milenio a.C. En la iconografía oriental. En Persia, Mesopotamia y Egipto se utilizaba como instrumento de culto religioso y más tarde se introdujo en el ejército con el objetivo de "intimidar al enemigo". Los griegos tomaron el uso de los tambores de los asiáticos y que de ellos pasaría a los romanos.

Respecto a su uso militar se dispone de poca información, y desde luego no llegaron a tener la importancia que tuvieron los instrumentos de viento en el ejercito romano. Según Sachs no había lugar para el tambor en la música romana, a excepción de los cultos de Cibeles y Dionisios, interpretados por mujeres y por castratis. Forsyth difiere de esta opinión: “Los romanos tenían toda clase de instrumentos de percusión para el ejército y otros cometidos. Usaban especialmente la pandereta o “tambor ligero, como ellos la llamaban, y un tambor de bronce, que era una versión militar perfeccionada de los pequeños tambores de calabaza de los árabes.

Tras una muralla de escudos, los romanos y sus aliados marchaban al redoble de los tambores envueltos en nubes de polvo cegador”.
La batalla de CANNAS, gloria de Aníbal.








           LAS BAILARINAS DE GADES Y SUS CRÓTALOS


FUENTES


-KURT ET AL. HONOLKA,HISTORIA DE LA MUSICA (5ª ED.), EDIT EDAF, 1983

-Hamel & Hürlimann Enciclopedia de la Música, Edit. Grijalbo, Barcelona, España 1970
 -VEGECIO: El arte de la guerra romana. Introducción, traducción y notas de A. R. Menéndez Argüín. Madrid 2005.
 -LE BOHEC, Y. : El ejército romano. Instrumento para la conquista de un imperio, Barcelona 2004.


“Mujeres extranjeras en Roma en la poesía de Marcial” por José María Blázquez Martínez. Antigua: Historia y Arqueología de las civilizaciones



2 comentarios:

  1. Completísima, Milagros; te felicito de nuevo.
    La enlazo también.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por esta entrada, es verdad, qué completa.

    ResponderEliminar