domingo, 27 de noviembre de 2016

ESPECIAL VILLANCICOS


Actualmente, se denomina villancico a un tipo de canción que se canta en Navidad y cuya letra hace referencia a estas fiestas de tradición religiosa.



















domingo, 20 de noviembre de 2016

CONCIERTO SANTA CECILIA


El próximo sábado día 26 de noviembre el 
AMPA LA ISLETA
,asociación de madres y padres de nuestro colegio, celebrará un año más 
la GALA MUSICAL  de Santa Cecilia.

Nuestro grupo de VALDEMÚSICA participará con la canción de 


BOB DYLÁN  

"Blowin´in the wind"


en homenaje al cantante por haber sido nombrado 
Premio Nobel de la letras 2016




Todo el que quiera... madre, padre, abuela, abuelo, niet@s... puede inscribirse para participar...¡ÁNIMO!

jueves, 17 de noviembre de 2016

EL DÍA DEL FLAMENCO

El día del Flamenco es el 16 de noviembre, que conmemora el día en que fue nombrado por la Unesco

Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad 

martes, 15 de noviembre de 2016

ADIOS A LEONARD COHEN


El pasado 7 de noviembre falleció Leonard Cohen, poeta, novelista y cantautor canadiense. «Uno de los cantantes y compositores más fascinantes y enigmáticos de finales de los 60».


Pertenece a la galería de músicos del Salón de la Fama del Rock and Roll de los Estados Unidos y en el Salón de la Fama Musical de Canadá. 

Recibió la Orden de Canadá, la Orden Nacional de Quebec y en 2011 el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. Cohen creó canciones inolvidables durante 50 años de carrera musical.



Hijo de un sastre y una enfermera, de origen judío, nació en Montreal (Canadá) en 1934. A los nueve años perdió a su padre y tuvo que llevar el peso de ser el primogénito que debía velar por su madre y su hermana. Cohen encontró en la escritura su refugio emocional para superar la situación familiar.



A los 16 años tuvo el primer encuentro con la poesía de Federico García Lorca, su principal influencia. La soledad de la poesía de Lorca lo marcó, se identificaba plenamente con él y halló en sus versos su propia voz. A partir de ese momento comienza una fructífera conexión con España y el mundo del flamenco.


Durante sus años de estudiante de Literatura en McGill, su relación con el mundo literario se enriqueció al conocer la obras de los grandes escritores como T. S. Eliot, Dostoievski, James Joyce, Dylan Thomas, Allen Ginsberg, Rimbaud, Mann, Ezra Pound, Goethe, Schiller y toda la gran fuente de la creación literaria occidental.

Fue alumno de dos importantes poetas canadienses: Louis Dudek e Irvin Layton quien influyó especialmente en su desarrollo como escritor. En 1954 publicó sus primeros poemas en la revista literaria de la universidad y ganó un importante concurso de poesía. Su talento fue reconocido y lo compararon incluso con James Joyce.





Sus primeros poemas tratan de la búsqueda del amor, del sentimiento religioso y del miedo y se recogen en su primera publicación Comparemos mitologías, que vieron la luz en 1956. En ese mismo año recibió un importante galardón a su trabajo. En Montreal y Toronto se empezó a hablar de la gran promesa de la poesía canadiense. Ese año también decidió mudarse a Estados Unidos para estudiar en la Universidad de Columbia.


Nueva York le abrió una nueva frontera y allí pudo ser testigo de grandes cambios culturales y sociales que le hicieron madurar. Se encontró con los poetas beat y se quedó fascinado con la música de Woody Guthrie, Hank Williams y Johnny Cash.




Emprendió viajes por varios lugares del mundo donde fue testigo de hechos históricos importantes. Fue a Cuba a apoyar a Fidel, a Inglaterra y a Israel. Pero el que más marcó su vida fue el viaje a Grecia, a la isla de Hidra, donde conoció a Marianne, la gran musa que le inspiró una de sus canciones más hermosas, So Long Marianne.




En 1966 volvió a Nueva York en el auge de la psicodelia y el movimiento hippie. La ciudad se había dejado seducir por el diseñador y polifacético Andy Warhol y la Factoría, la ciudad de los Velvet Underground, Nico y Judy Collins, clave en su carrera como cantautor y a quien cedió una de sus primeras canciones, Suzanne, hecho que le abrió las puertas de la dicográfica Columbia. John Hammond, el mismo que reclutó a Dylan, se quedó encantado por la poesía y las melodías de Cohen. 


En un lapso de diez años, había publicado seis libros, cuatro de ellos de poesía y dos novelas biográficas, siendo la más relevante El juego favorito (1963), un compendio de vivencias de la niñez hasta sus viajes.


Ahora sus sueños de llegar a ser un cantautor como Bob Dylan, a quien admiraba profundamente, se estaban cumpliendo. Su album Songs of Leonard apareció en diciembre de 1967 y dio cuenta de una sensibilidad única para plasmar ideas o pensamientos que iban desde el amor, el desamor, la religión, la guerra, el nazismo, la muerte y sus preocupaciones espirituales.

Con el tiempo se convirtió en un clásico gracias a canciones como Suzanne, Sisters of Mercy, So Long, Marianne y The Stranger Song, todas caracterizadas por un timbre de voz grave, místico e inconfundible.



En 1977 lanzó su álbum Death of a Ladies’ Man, que él mismo consideró como menos logrado pero que realmente contiene grandes canciones como True Love Leaves No Traces, Paper Thin Hotel y su manifiesto emocional Death of a Ladies’ Man, la muerte del mujeriego.


Tras una pausa de cinco años, volvió en 1984 con el disco Various Positions. Cuando Cohen se lo llevó a CBS, su discográfica, fue rechazado tajantemente por Walter Yentnikoffv, quien le dijo: “Leonard, sabemos que usted es grande, pero no sabemos si el disco es bueno”. El empresario se equivocaba, pues en ese álbum, además de Hallelujah, su canción más conocida y más veces versionada, se encuentran Take This Waltz y Dance Me to the End of Love, la canción que exaltó la belleza de la música a pesar del horror del Holocausto. 


                           HALLELUJAH  ENLAZA                             




Cuatro años más tarde, Cohen regresó con el álbum I’m Your Man, el más exitoso en términos comerciales y que le dio un importante grado de visibilidad a finales de los años 80.




En los 90, su legado fue ampliamente reconocido a través de tributos y homenajes liderados por Bono y Nick Cave. Llevar una vida austera y humilde le permitió ver con otra perspectiva la década. Su álbum The Future de 1992, único editado en ese periodo, es una especie de canto profético ante la desbordada violencia racial que se vivía en Los Ángeles con la canción Anthem como referente.



Tras una intensa gira, el agotamiento le llevó a tomar la decisión de dedicarse a su familia, a la pintura y a la poesía y a resolver asuntos emocionales. En esta etapa llegó a recluirse durante cinco años en el monasterio de Mount Baldy, donde se ordenó como monje budista.



Esta época de recogimiento acaba con la entrada del nuevo milenio debido a un terrible desfalco financiero que le causó su representante, Kelly Lynch, quien le robó varios millones de dólares, además de hacerle perder los derechos de sus canciones. En el 2005, con 71 años, Cohen se enfrentó a la bancarrota empeñó su casa, recuperó algo de dinero y decidió trabajar nuevamente para cubrir ese hueco financiero.



Realizó numerosas giras por Canadá y Europa entre 2007 y 2009. Editó un álbum en vivo memorable, Live In London, y decidió darle continuidad a su carrera mientras la salud se lo permitiera. Y así fue, pues nos regaló otros tres álbumes en estudio.




Hace un par de semanas había presentado su nuevo disco, You Want It Darker, justo al otro día que se anunció el Nobel de Literatura para Dylan. Es un gran disco en el que explora las preocupaciones de un hombre adulto ante la inminente llegada de la muerte. Dijo que estaba preparado para el final, pero también acudió a la ironía para sustentar tal afirmación. “Solo estoy dejando la casa en orden”.



FUENTE: JACOBO CELNIK





domingo, 13 de noviembre de 2016

WILLIAM SHAKESPEARE Y LA MÚSICA: HOMENAJE EN EL IV CENTENARIO DE SU FALLECIMIENTO

 William Shakespeare  es considerado el escritor más importante en lengua inglesa y uno de los más célebres de la literatura universal, junto a Miguel de Cervantes que es el más importante de la lengua española. Este año 2016 celebramos el IV centenario del  fallecimiento de ambos escritores.








Shakespeare vivió entre los siglos XVI Y XVII, en el momento del tránsito del Renacimiento al Barroco, en los años más florecientes de la cultura inglesa, la época Isabelina, correspondiente al reinado de Isabel I y los primeros años del reinado de Jacobo I, época jacobina.




Nació en abril de 1564 en la ciudad de Stratford-upon-Avon. Hijo de un próspero comerciante, que luego cayó en desgracia. Se desconoce su niñez y su formación escolar, aunque se supone que asistió a la escuela de Stratford.   También sabemos que se casó a los dieciocho años con Anne Hathaway y que tuvo tres hijos. 




Diez años más tarde en 1592, lo encontramos en Londres donde empieza a cosechar sus primeros triunfos como actor y autor. Debió pertenecer a distintas compañías antes de entrar en la protegida por el lord Chambelán, pero fue a partir de entonces cuando comenzaron sus éxitos y en 1599 consigue montar su propia compañía, instalada en el Teatro del Globo.  La compañía de lord Chamberlán alcanzaría tal popularidad que, tras la muerte de Isabel I y la subida al trono de Jacobo I, el nuevo monarca la tomaría bajo su protección, pasando a denominarse los King's Men (Hombres del rey).

Su obra, es un genial compendio de los sentimientos humanos : el amor, el dolor,  las ambiciones del alma humana... En total se conservan catorce comedias, diez tragedias y diez dramas históricos. Shakespeare fue también poeta aunque escribió sobre todo grandes poemas narrativos y mitológicos, se le valora como un excepcional autor de sonetos líricos.



Antes de 1600 aparecieron la mayoría de sus «comedias alegres» y algunos de sus dramas basados en la historia de Inglaterra. Destaca sobre todo la fantasía y el sentido poético de las comedias de este período, como el Sueño de una noche de verano.
A partir de 1600, publicará las grandes tragedias y las llamadas «comedias oscuras». En las obras de este período el autor consigue un magistral tratamiento psicológico del personaje: Hamlet representa el dilema moral entre venganza y perdón; Otelo, la crueldad de los celos; y Macbeth, la ambición y tentación del poder.



En sus últimas obras, a partir de 1608, cultiva el género de la tragicomedia, casi siempre con final feliz en el que se produce el perdón y la reconciliación, como en Pericles La tempestad, con cuyo estreno en 1611 puso fin a su carrera. Dos años después se retiró a su casa de Stratford, donde fallecería 23 de abril de 1616.







Publicó en vida sólo dieciséis de sus obras pero afortunadamente en 1623, siete años después de su muerte, John Heminges y Henry Condell, amigos y miembros de su compañía teatral,  la recopilaron y editaron. Es conocido como First Folio pero su nombre original es Mr William Shakespeare's Comedies, Histories and Tragedies.









En la época de Shakespeare la música sacra, la cortesana y la del teatro habían alcanzado un alto nivel. Prácticamente todas las obras, comedias y tragedias, utilizaron la música para aumentar la fuerza dramática. 

El tipo de canción que había alcanzado un lugar privilegiado era el Madrigal. Shakespeare escucharía en la Corte y en las casas de los nobles los madrigales y la música instrumental de Thomas Morley; y también es probable que escuchara en la Abadía de Westminster o St. Paul  obras de  William Byrd. 



video
 Domine secundum actum meum 
de William Byrd 




video
It was a lover and his lass 
de Thomas Morley


En el teatro, la música juega un papel importante. Hubo  músicos sobre el escenario y en ocasiones se tocaba bajo el escenario para lograr un efecto más especial. Las comedias están llenas de canciones y del tañido del laúd, mientras que en las tragedias y dramas históricos predomina el sonido de trompetas y tambores.

Sólo unas pocas melodías de las canciones originales de Shakespeare han sobrevivido e ilustran la variedad y creatividad de la música de la época isabelina. En la obra  Como gustéis, existe la letra "It was a lover and his lass", compuesta por Thomas Morley ;

Robert Johnson  fue un compositor muy interesante y prolífico con quien Shakespeare mantuvo una buena amistad al final de sus carrera. Johnson compone música incidental y la música para las letras de canciones escritas por Shakespeare. La máxima de estas colaboraciones la llevaron a cabo en La Tempestad, última obra de Shakespeare y que en términos actuales podría denominarse como un musical, un drama en el que la acción y las ideas se expresan equilibradamente entre poesía y música. Johnson estuvo muy involucrado mientras que Shakespeare escribía la obra y participó activamente en la producción.  Dla Tempestad sólo hay dos piezas que se conservan, cantadas por Ariel: "Full Fathom Five"  "Where the bee sucks".

video

"Where the bee sucks"
de Robert Johnson












                                            video